¿Cómo podemos afinar en la búsqueda de palabras clave? Google Trends y SEMrush

[vc_row][vc_column][vc_single_image image=”4659″ img_size=”full” alignment=”center” style=”vc_box_shadow_3d” css_animation=”none”][vc_column_text css=”.vc_custom_1542986100685{margin-bottom: 0px !important;}”]La semana pasada hablábamos sobre la importancia de saber manejar bien las palabras clave. Son fundamentales a la hora de posicionar adecuadamente cualquier tipo de contenido y ayudan a que nuestra web no quede relegada a posiciones postreras.

Por ello, aprendimos la importancia de usar palabras claves con cierto sentido y con una longitud adecuada (denominadas longtails), así como a colocarlas en lugares representativos, como los títulos. Esta semana hemos decidido avanzar un poco más y hablaros de un par de herramientas sencillas de usar y que sin lugar a dudas os ayudarán posicionar mejor en Internet. Hablamos de Google Trends y de SEMrush

 

¿Qué es Google Trends?

A estas alturas deberías saber que Google es mucho más que un buscador (quizás esta parte sea la punta del iceberg). Vayamos en primer lugar a eso de Trends. Su significado es “Tendencia”, y como tal, hace referencia aquello que más fuerte está pegando en un determinado momento.

Google Trends funciona de manera muy obvia. Solo has de usar la caja de búsqueda para saber cuál es la popularidad de una palabra o conjunto de ellas. Observarás su evolución en el tiempo por medio de una gráfica y te dará también una idea de cuáles son las zonas desde las cuales se ha buscado con mayor frecuencia esa palabra, lo que se denomina interés geográfico. Finalmente te ofrecerá algo que si bien no es tan gráfico, no deja de ser interesante (y mucho): las palabras relacionadas con esa búsqueda.

Si te fijas, con solo estas tres herramientas tienes más que suficiente para saber “por dónde van los tiros”. En primer lugar cuentas con la gráfica de popularidad de las palabras, con un percentil del 0 al 100 que te ayuda a saber si un término de búsqueda ha destacado sobre los demás. Simplemente prueba a buscar la palabra “Apple”, referida al gigante tecnológico. Su pico más alto se da en el mes de septiembre, que es cuando realizan sus keynote o conferencias en las qye muestran al mundo sus nuevos dispositivos. A poco que seas curioso, observarás que también es en fechas navideñas donde tienen otro pico de actividad. En esas fechas muchas personas quieren comprar a Apple.

Google Trends es una herramienta poderosa, fácil de usar y muy gráfica. Muchas veces es quizás olvidada, aunque su potencial es enorme porque la información que puede proporcionarnos, referida a las búsquedas relacionadas, es de mucho interés. ¿Recuerdas que la semana pasada hablábamos del negocio de zapatillas deportivas de Jesús? Si nuestro amigo Jesús usara Google Trends se daría cuenta de que la búsqueda “zapatillas deportivas” le va a indicar otras tendencias que están por explorar, aquellas que más suben, otras que empiezan a caer en desuso y, en términos generales, cuáles van a ser los términos de búsqueda más utilizados por los usuarios.

Sí, posicionar bien nuestro sitio no es llegar a la cima y dormirse, es un acto de continua mutación para saber adaptarse a lo que el público demanda. Y si no estás ahí, tus visitas empezaran a caer.

 

SEMrush, la importancia de las palabras claves

La otra herramienta que veremos esta semana es SEMrush, aunque en primer lugar vamos a conocer qué es el SEM. Son las iniciales de Search Engine Marketing, y hace referencia a la acción de marketing en los buscadores. Sí, amigo lector, internet está muy monetizado. Ya no es aquel crisol de informaciones que en el siglo pasado posicionaba gracias a las metaetiquetas. Las empresas pagan por aparecer en las primeras posiciones.

SEMrush te permitirá analizar las palabras clave por las que está posicionada una web. Puedes acceder a SEMrush desde cualquier navegador y realizar búsquedas por sitios o palabras claves, además de por zonas geográficas. Está disponible en castellano y su uso es gratuito, si bien sus funciones más interesantes están limitadas a los planes de suscripción. Por tanto, quizás te merezca la pena pagar para tener todas las funcionalidades si vas a hacer un uso intensivo de ella.

Si Jesús hace una búsqueda de su tienda de zapatillas orientada a España porque no vende al extranjero, en SEMrush tendrá información valiosa de primera mano. Podrá utilizarlo para comprobar cómo posiciona su sitio en comparación con otros comercios deportivos. SEMrush puede llegar a abrumar en un principio porque proporciona mucha información, y puede que te veas desbordado. No importa, poco a poco te irás acostumbrando y entenderás qué quieren decir los diferentes parámetros que aparecen en pantalla.

Pero como este artículo hace hincapié en las palabras clave, ciñete al estudio de estas. SEMrush nos dice de manera clara cuáles son aquellas que funcionan bien, aquellas que nos están haciendo perder visitas, o las que nos reportan beneficios económicos. Jesús, a poco que siga leyendo el blog de MEDIAKIA y se dedique unas horas a estudiar los datos de SEMrush, podrá advertir que tiene mucho tráfico proveniente de este término de búsqueda: “zapatillas para trail running en mojado”. Como avispado que es, deducirá que quizás sea un buen momento para elaborar un artículo en su blog haciendo una comparativa entre varios modelos de estas zapatillas, y si ya es capaz de hacerlo de manera atractiva, sin marear al lector, podrá mantener un flujo constante de público hacia su tienda.

SEMrush permite analizar a nuestros competidores, las palabras claves que utilizan, las que no utilizan, las que les proporcionan más tráfico… Una labor de espionaje de la que podemos sacar mucho partido de manera obvia. Ya hemos dicho que no se trata solo de construir una web y entender que con ello has tocado ya la cima. Hay una importante labor de centinela que no debemos obviar después.

Las palabras claves son por tanto la llave para que la gente venga a nuestro sitio antes que al del vecino y con SEMrush podemos analizarlas de una forma curiosa. Al hacer una búsqueda, esta herramienta nos indicará el Coste por Clic o CPC, es decir, el coste que nos supondrá cada clic que alguien haga en nuestro anuncio si lo que decidimos es invertir en publicidad posicionando esa palabra clave. Lógicamente la gracia está en conocer las tendencias para poder sacar un buen beneficio con aquello que está en el candelero. Conociendo el CPC y la tendencia de búsqueda de esas palabras podremos afinar de una manera más adecuada y evitar perder el tiempo lanzándonos de cabeza a un nicho que puede haber dejado de interesar.

 

A modo de recapitulación

El carácter de este blog es divulgativo, por tanto no entramos en detalles muy profundos sobre estos temas. Simplemente pretendemos que conozcas las herramientas disponibles a la hora de mantener vivo un sitio web. No te agobies, es mejor empezar poco a poco e ir ampliando los campos de trabajo. No vas a hacerte rico con tu blog, pocos lo han conseguido y ninguno de los que lo ha hecho ha sido gracias al azar. Hay mucho trabajo detrás, que sin embargo, puede darte para vivir de ello si te lo planteas como una actividad seria.

No descuides tus palabras claves, analiza las tendencias y pasa muchas horas escudriñando resultados. A fin de cuentas, es un trabajo como otro más y como tal habrás de hacerlo bien.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]