¿Cómo podemos afinar en la búsqueda de palabras clave? Google Trends y SEMrush

[vc_row][vc_column][vc_single_image image=”4659″ img_size=”full” alignment=”center” style=”vc_box_shadow_3d” css_animation=”none”][vc_column_text css=”.vc_custom_1542986100685{margin-bottom: 0px !important;}”]La semana pasada hablábamos sobre la importancia de saber manejar bien las palabras clave. Son fundamentales a la hora de posicionar adecuadamente cualquier tipo de contenido y ayudan a que nuestra web no quede relegada a posiciones postreras.

Por ello, aprendimos la importancia de usar palabras claves con cierto sentido y con una longitud adecuada (denominadas longtails), así como a colocarlas en lugares representativos, como los títulos. Esta semana hemos decidido avanzar un poco más y hablaros de un par de herramientas sencillas de usar y que sin lugar a dudas os ayudarán posicionar mejor en Internet. Hablamos de Google Trends y de SEMrush

 

¿Qué es Google Trends?

A estas alturas deberías saber que Google es mucho más que un buscador (quizás esta parte sea la punta del iceberg). Vayamos en primer lugar a eso de Trends. Su significado es “Tendencia”, y como tal, hace referencia aquello que más fuerte está pegando en un determinado momento.

Google Trends funciona de manera muy obvia. Solo has de usar la caja de búsqueda para saber cuál es la popularidad de una palabra o conjunto de ellas. Observarás su evolución en el tiempo por medio de una gráfica y te dará también una idea de cuáles son las zonas desde las cuales se ha buscado con mayor frecuencia esa palabra, lo que se denomina interés geográfico. Finalmente te ofrecerá algo que si bien no es tan gráfico, no deja de ser interesante (y mucho): las palabras relacionadas con esa búsqueda.

Si te fijas, con solo estas tres herramientas tienes más que suficiente para saber “por dónde van los tiros”. En primer lugar cuentas con la gráfica de popularidad de las palabras, con un percentil del 0 al 100 que te ayuda a saber si un término de búsqueda ha destacado sobre los demás. Simplemente prueba a buscar la palabra “Apple”, referida al gigante tecnológico. Su pico más alto se da en el mes de septiembre, que es cuando realizan sus keynote o conferencias en las qye muestran al mundo sus nuevos dispositivos. A poco que seas curioso, observarás que también es en fechas navideñas donde tienen otro pico de actividad. En esas fechas muchas personas quieren comprar a Apple.

Google Trends es una herramienta poderosa, fácil de usar y muy gráfica. Muchas veces es quizás olvidada, aunque su potencial es enorme porque la información que puede proporcionarnos, referida a las búsquedas relacionadas, es de mucho interés. ¿Recuerdas que la semana pasada hablábamos del negocio de zapatillas deportivas de Jesús? Si nuestro amigo Jesús usara Google Trends se daría cuenta de que la búsqueda “zapatillas deportivas” le va a indicar otras tendencias que están por explorar, aquellas que más suben, otras que empiezan a caer en desuso y, en términos generales, cuáles van a ser los términos de búsqueda más utilizados por los usuarios.

Sí, posicionar bien nuestro sitio no es llegar a la cima y dormirse, es un acto de continua mutación para saber adaptarse a lo que el público demanda. Y si no estás ahí, tus visitas empezaran a caer.

 

SEMrush, la importancia de las palabras claves

La otra herramienta que veremos esta semana es SEMrush, aunque en primer lugar vamos a conocer qué es el SEM. Son las iniciales de Search Engine Marketing, y hace referencia a la acción de marketing en los buscadores. Sí, amigo lector, internet está muy monetizado. Ya no es aquel crisol de informaciones que en el siglo pasado posicionaba gracias a las metaetiquetas. Las empresas pagan por aparecer en las primeras posiciones.

SEMrush te permitirá analizar las palabras clave por las que está posicionada una web. Puedes acceder a SEMrush desde cualquier navegador y realizar búsquedas por sitios o palabras claves, además de por zonas geográficas. Está disponible en castellano y su uso es gratuito, si bien sus funciones más interesantes están limitadas a los planes de suscripción. Por tanto, quizás te merezca la pena pagar para tener todas las funcionalidades si vas a hacer un uso intensivo de ella.

Si Jesús hace una búsqueda de su tienda de zapatillas orientada a España porque no vende al extranjero, en SEMrush tendrá información valiosa de primera mano. Podrá utilizarlo para comprobar cómo posiciona su sitio en comparación con otros comercios deportivos. SEMrush puede llegar a abrumar en un principio porque proporciona mucha información, y puede que te veas desbordado. No importa, poco a poco te irás acostumbrando y entenderás qué quieren decir los diferentes parámetros que aparecen en pantalla.

Pero como este artículo hace hincapié en las palabras clave, ciñete al estudio de estas. SEMrush nos dice de manera clara cuáles son aquellas que funcionan bien, aquellas que nos están haciendo perder visitas, o las que nos reportan beneficios económicos. Jesús, a poco que siga leyendo el blog de MEDIAKIA y se dedique unas horas a estudiar los datos de SEMrush, podrá advertir que tiene mucho tráfico proveniente de este término de búsqueda: “zapatillas para trail running en mojado”. Como avispado que es, deducirá que quizás sea un buen momento para elaborar un artículo en su blog haciendo una comparativa entre varios modelos de estas zapatillas, y si ya es capaz de hacerlo de manera atractiva, sin marear al lector, podrá mantener un flujo constante de público hacia su tienda.

SEMrush permite analizar a nuestros competidores, las palabras claves que utilizan, las que no utilizan, las que les proporcionan más tráfico… Una labor de espionaje de la que podemos sacar mucho partido de manera obvia. Ya hemos dicho que no se trata solo de construir una web y entender que con ello has tocado ya la cima. Hay una importante labor de centinela que no debemos obviar después.

Las palabras claves son por tanto la llave para que la gente venga a nuestro sitio antes que al del vecino y con SEMrush podemos analizarlas de una forma curiosa. Al hacer una búsqueda, esta herramienta nos indicará el Coste por Clic o CPC, es decir, el coste que nos supondrá cada clic que alguien haga en nuestro anuncio si lo que decidimos es invertir en publicidad posicionando esa palabra clave. Lógicamente la gracia está en conocer las tendencias para poder sacar un buen beneficio con aquello que está en el candelero. Conociendo el CPC y la tendencia de búsqueda de esas palabras podremos afinar de una manera más adecuada y evitar perder el tiempo lanzándonos de cabeza a un nicho que puede haber dejado de interesar.

 

A modo de recapitulación

El carácter de este blog es divulgativo, por tanto no entramos en detalles muy profundos sobre estos temas. Simplemente pretendemos que conozcas las herramientas disponibles a la hora de mantener vivo un sitio web. No te agobies, es mejor empezar poco a poco e ir ampliando los campos de trabajo. No vas a hacerte rico con tu blog, pocos lo han conseguido y ninguno de los que lo ha hecho ha sido gracias al azar. Hay mucho trabajo detrás, que sin embargo, puede darte para vivir de ello si te lo planteas como una actividad seria.

No descuides tus palabras claves, analiza las tendencias y pasa muchas horas escudriñando resultados. A fin de cuentas, es un trabajo como otro más y como tal habrás de hacerlo bien.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

La importancia de hacer una buena búsqueda de palabras clave: Estrategias, herramientas y consejos

[vc_row][vc_column][vc_single_image image=”4547″ img_size=”full” alignment=”center” style=”vc_box_shadow_3d” css_animation=”none”][vc_column_text css=”.vc_custom_1542380637870{margin-bottom: 0px !important;}”]Cuando comienzas a llenar de contenido tu blog personal o tu pequeña tienda online no solo importa lo que estás poniendo, que también, sino cómo lo haces para posicionar adecuadamente. ¿Recuerdas nuestro artículo sobre Google Penguin? Pues la entrada de hoy tiene mucha relación con ella, ya que hablaremos sobre las palabras clave y cómo podemos utilizarlas para conseguir visitas. Porque queremos que los lectores vengan aquí y no al sitio de la competencia.

En primer lugar debemos saber qué son las “palabras clave”. Podríamos definirlas como aquellas que guardan relación directa con la temática de un sitio en concreto, aquellas que resultan atractivas para los lectores y se suelen utilizar para hacer búsquedas. Aquellas que van a hacer de imán para un sitio en la red, y si queremos resumirlo en una sola frase, podemos afirmar que las palabras clave son aquellas  que un usuario introduce en la caja del buscador para llegar a una web.

Como este blog tiene carácter divulgativo de no excesiva complejidad, vamos a tratar el tema de la manera más sencilla posible, porque las keywords darían para un curso completo de SEO.

 

¿Son importantes las palabras clave?

Quizás podríamos pensar que las palabras clave son solo aquellas que tienen relación directa con la temática de nuestro sitio. Sí, es cierto, pero hay que saber mirar algo más allá. Vamos a tratar de ilustrar con un ejemplo sencillo y claro.

Jesús quiere poner una tienda online de zapatillas deportivas para que la gente compre sus productos. Lo lógico es pensar que las palabras clave para su sitio sean “zapatillas deportivas”. Bien, prueba a poner esas dos palabras en Google. La búsqueda arroja 131 millones de resultados, y probablemente la tienda de Jesús no aparecerá en la primera pagina de búsqueda de Google. ¿Quién manda en esa primera búsqueda? Amazon y otras marcas poderosas, no la futura tienda virtual de Jesús.

 

Las dudas y el miedo

¡Pobre Jesús! Sabe que con esas palabras clave su proyecto de tienda no va a ser atractivo para los buscadores. Pero en su mano está acertar con una selección de palabras clave y conseguir subir peldaños en la pirámide de Google.

brainstormingUno de los factores a tener en cuenta es el nombre del dominio que haya elegido nuestro amigo emprendedor. Aunque no es que tenga demasiada determinación, todo cuenta. Puede probar a buscar un dominio libre en el que se haga referencia directa a lo que vende. No sirve de mucho, al menos en un principio, que su dominio se llame “mariposasdecolores.info”, por poner un ejemplo.

Lo ideal, antes de ir avanzando en su proyecto, es ir haciendo una buena lista de palabras clave, primero genéricas y luego más concretas, que hagan de su sitio un lugar atractivo para las visitas. ¿Qué haríamos en el caso de Jesús? Coger papel y boli y empezar con un proceso de lluvia de ideas de todo aquello que se me ocurra con las zapatillas deportivas: zapatillas, correr, deporte, maratón, running, trail… Una buena idea es, además, preguntar a algunos conocidos cómo buscarían en Google tu sitio. Pueden darte buena información casi sin darte cuenta.

 

Avanzando, toca trillar

Los campesinos son sabios y separan el grano de la paja. Jesús habrá de hacer lo mismo e ir depurando aquellas palabras que no le aporten demasiado. Porque lo que le interesa es que la gente llegue fácil, y puede que las palabras clave con las que posicione bien sean “zapatillas deportivas baratas para entrenar”. Porque Google es muy sabio y si la tienda de Jesús vende modelos de 60 euros para arriba, los clientes no le encontrarán. No tiene mucho sentido que alguien llegue a ese lugar y se encuentre con un producto que no desea. Google lo analizará como un resultado fallido y lo mandará más abajo en el posicionamiento. ¿Te acuerdas del pingüino de Google?

Analizar las palabras clave no es un proceso demasiado complejo, pero requiere sentarse con calma e ir purgando. Para ello debo tener claro cómo es mi sitio, cómo lo estoy proyectando, cómo quiero que me encuentren y qué voy a hacer para que una vez dentro no se vayan.

 

2 consejos fáciles

Jesús sabe utilizar Google de manera básica y observa con sorpresa que la búsqueda de “zapatillas deportivas” da lugar a que aparezcan millones de páginas. Pero hoy va a aprender este truco en MEDIAKIA con el que va a aprender a hacer lo que hacen los demás.

En la caja de búsqueda de Google pondrá allintitle: zapatillas deportivas azules. La búsqueda ya no arroja 189 millones, se ha reducido a solo 26 millones. ¿Qué saca en conclusión? Está viendo cuáles son las páginas que han se han currado un título con esas palabras clave. Y ese es el proceso, analizar lo que hacen los demás, estudiarlo y hacer de lo tuyo algo tan bueno como lo de ellos.

Jesús ha aprendido de rebote otro concepto, que es mejor acotar búsquedas que hacerlas demasiado genéricas. Esto lo ha llevado, sin él saberlo, a las long tails. Son búsquedas con varias palabras que posicionan muy bien. Por eso sabe que con “zapatillas” no va a ser nadie, pero que con “mejores zapatillas baratas para correr 10 kilómetros” va a ganarse a un sector muy concreto de público.

Y como este tema da para mucho, la próxima entrada del blog profundizará con mayor detalle en aquellas herramientas específicas que nos pueden ayudar a depurar aún más las palabras clave. Así que no nos falles, porque pasaremos lista.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Cómo crear un buen calendario editorial para tu blog

calendario editorial

[vc_row][vc_column][vc_single_image image=”4428″ img_size=”full” alignment=”center” style=”vc_box_shadow_3d” css_animation=”none”][vc_column_text css=”.vc_custom_1541424191943{margin-bottom: 0px !important;}”]Los que tenemos la suerte de escribir en blogs hemos padecido en algunas ocasiones el miedo a la pantalla en blanco. Te sientas tras ella sin una idea muy clara, esperando a ver si las musas consiguen inspirarte y logras escribir algo interesante. Créeme, aunque a veces me ha funcionado, lo normal es que no sea de esta manera y termines perdiendo el tiempo.

Lo peor de todo esto es que los lectores pueden terminar sabiéndolo. Existe un sexto sentido que les permite discernir cuándo un artículo no tiene demasiada chicha, y el feedback que recibes es negativo. Para superarlo, no hay nada mejor que evitar la incertidumbre y desarrollar una buena programación. Pero, ¿cómo conseguir que tus temas estén organizados y exista una pauta que pueda seguir de manera clara? Muy sencillo, buceando en la red encontramos muchas aplicaciones gratuitas que nos dan la solución.

 

Premisas

Está claro que tu calendario editorial irá acorde al orden que tengas en tu vida. Si eres de ese tipo de personas que se dejan gobernar por el caos, una herramienta de este tipo podrá ayudarte a seguir unas pautas y quizás incluso cambiar tus hábitos de vida. Hay personas que tienen una cabeza excesivamente bien amueblada y tienen claro lo que tienen que sacar cada día y cuándo lo van a hacer. Esto funciona si te encargas de escribir tu propio blog y poco más. Si se da el caso de que llevas varios proyectos en danza o escribes para otros, has de echar mano de un calendario que te dicte qué has de hacer y cuándo.

 

Tu cabeza puede decir basta

Por esto mismo que he mencinado antes que no debes confiar en la fortaleza de tu mente para saber lo que tienes que redactar. Aunque solo escribas en un discreto blog, ten muy claro cuándo vas a sentarte a escribir y cuándo vas a publicar. ¿Por qué? Muy simple, si quieres fidelizar a tus lectores has de acostumbrarles a una serie de publicaciones periódicas. Nada más desazonador que esperar durante un mes una entrada o encontrarte con 3 de golpe.

 

organización blogNo retrocedas al siglo XIX

Cada uno hace uso de los recursos como mejor cree, pero si te pedimos no retroceder al siglo XIX es porque lo del papel y lápiz tiene su encanto, pero quizás no sea del todo práctico. Hay gente a la que le va bien, pero son objetos que fácilmente pueden traspapelarse, nunca mejor dicho. Ahora verás que existen diversas formas de organizar un buen calendario editorial, sin tener que pagar ni un céntimo y que van a ir contigo en tu móvil, no solamente en tu ordenador.

 

¿Por qué has de elaborar un calendario editorial?

Simplemente porque con él eliminaremos de un plumazo la incertidumbre de cuándo escribir y lo que es peor, ¿qué vamos a contar? Si haces un esfuerzo, puedes crear en solitario (o en grupo) una lluvia de ideas de temas que pueden funcionar e irlos anotando. Afronta con ganas esta tarea, nuestra mente siempre rebusca en el último rincón cosas que funcionan. Lee lo que están haciendo los demás para poder inspirarte, ten ingenio y piensa en aquellas cosas que te gustaría leer a ti.

La ilusión de afrontar un artículo que sabes que tiene pegada es indescriptible, prácticamente las palabras salen solas. Por eso es interesante ir recopilando todas tus ideas para poder conjugarlas más tarde.

En otro orden de cosas, muchas de las personas que escriben para algún medio o tienen un blog, quizás no lo hagan a tiempo completo. Por ello, conciliar tu trabajo como editor con el resto de tu vida puede ser complejo. Rellena los huecos en los que sabes que puedes sentarte frente a tu ordenador. Si lo planificas de esta forma resultará más fácil y tendrás mejor perspectiva de futuro y un plan de trabajo.

 

Mi experiencia con los calendarios editoriales

A poco que trastees por las redes vas a encontrar multitud de opciones interesantes para hacerte un calendario editorial. Quizás una de las más sencillas, aparte del papel y boli, sea una simple hoja de Excel. Existen muchas plantillas que puedes configurar a tu gusto, añadiendo columnas como pudieran ser las palabras clave, la fecha en la que vas a publicar o la categoría. Quien más o quien menos sabe hacer un uso básico de las hojas de Excel o de una hoja de cálculo en Google.

En mi caso particular, es algo que yo utilizo y que no me va mal, pero quizás mi preferencia a la hora de trabajar se oriente más hacia una aplicación llamada Trello. Es, en mi opinión, la herramienta más clara, y práctica que puedes utilizar. Cuenta con la enorme ventaja de encontrarse como app para dispositivos móviles y ordenadores, además de ofrecer versión web.

El registro en Trello es gratuito, y la versión básica es más que suficiente para un usuario estándar. Si ya hablamos de coordinar el trabajo de un grupo de redactores, Trello es una herramienta ideal al ser tremendamente colaborativa y proporcionar un impacto visual claro de lo que se está haciendo. En Trello puedes organizarte por columnas de la manera que más te apetezca. Si puede servir mi experiencia, me la organizo en Ideas, donde voy colocando tarjetas con aquellas cosas que se me van ocurriendo. Otra columna es En Progreso, donde aparecen los proyectos en los que voy trabajando y a los que normalmente pongo una fecha de vencimiento, es decir, cuándo quieres que se publiquen. La tercera columna es la de Revisión, aquellos artículos que están sin publicar y a los que quiero dedicar mas tiempo para echarles un vistazo o terminar de retocarlos. Y una cuarta columna es la de Publicados, donde queda un registro de todo aquello que he escrito.

Trello cuenta con la ventaja de poder utilizarse individualmente o con más colaboradores, o tener varios tableros para proyectos distintos. Si escribes en varios blogs, lo mejor es crear uno para cada uno. Y lo mejor de todo es que Trello es gratis, aunque hay una versión de pago que jamás he utilizado y que cuenta con funcionalidades añadidas. Pero créeme, no es necesaria para un uso normalizado.

Esta aplicación se integra con otras como Slack, Evernote o Dropbox. En Trello, también puedes insertar enlaces o archivos en las tarjetas, incluso recibir notificaciones cuando una de ellas está a punto de vencer. Por si fuera poco, se sincroniza automáticamente en todos tus dispositivos. ¿Necesitas algo más? Sí, poner en marcha tu creatividad y organizarla con un buen calendario editorial.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Google Penguin: Conoce los secretos para posicionar bien tu web

[vc_row][vc_column][vc_single_image image=”4337″ img_size=”full” alignment=”center” style=”vc_box_shadow_3d” css_animation=”none”][vc_column_text css=”.vc_custom_1540909433420{margin-bottom: 0px !important;}”]Si hay algo que ocupa y preocupa tanto a webmasters como a bloggers es qué hacer para que su espacio esté bien alta en las búsquedas de Google. Es esta la clave para que las cosas funcionen a nivel digital y, normalmente, hemos de desarrollar nuestro proyecto en base a una lógica.

El Sancta Santorum de las búsquedas de Internet se llama Google, que es mucho más que un buscador. Los de Mountain View son los que manejan “cómo de arriba aparece tu sitio” a la hora de realizar una búsqueda. No, no lo hacen en base a que les caigas bien o mal, sino a cómo eres capaz de gestionar tu espacio y sus contenidos. Aquí es donde entran en juego las matemáticas, manejadas como nadie por Google Penguin.

 

¿Qué es Google Penguin?

Pues nada menos que un algoritmo. Google Penguin fue lanzado en abril de 2012 para luchar contra las webs con enlaces de mala calidad, muy habituales en los principios del Internet doméstico. ¿Recuerdas esas páginas de principios del milenio? Muchas contenían enlaces que no servían de mucho y redirigían a sitios de dudosa autenticidad. Penguin aplica penalizaciones a sitios con enlaces de baja calidad, premiando a aquellos que por el contrario ofrecen contenidos y enlaces en condiciones.

Hace unos años, a la hora de tener una página web convenía mucho tener una buena cantidad de enlaces. Ya se sabe, más enlaces suponen mayores posibilidades de hacer click. Pero afortunadamente Internet ya no es igual que hace 15 años, las cosas han cambiado y ahora prima la calidad por encima de la cantidad. Algo extrapolable a muchos ámbitos.

 

¿Qué es un enlace de mala calidad?

Aquel que está generado con muy poco valor o que que proviene de directorios de artículos. Frecuentemente, aquel que se compra fácilmente por Internet con el objeto de aumentar el tráfico rápidamente. También puede ser aquel que no tiene mucho que ver con la temática de nuestra web, o que simplemente no redirige a ninguna parte.

Mención aparte merecen los contenidos. Google no es una maraña que garantiza el anonimato de los mismos, por lo que cabe hacerse una pregunta, ¿hay plagios en Internet? La respuesta es sí, y más de lo que piensas. A Google no le gusta nada que “fusiles” un texto que hayas encontrado por ahí y va a penalizar drásticamente tu página si lo haces. Y no trates de esconderlo cambiando algunas palabras por sus sinónimas, variando frases de lugar y dándole un lavado de cara. Esta técnica, conocida como spinning, también es detectada por el buscador y pondrá hará que tu web descienda posiciones en el ranking de búsquedas.

 

¿Cómo actúa Google Penguin?

A Google le gusta que respetes sus directrices en cuanto a enlaces. Tal es el punto, que no le importará hundirte sin remordimientos si lo que haces viola sus normas y, créeme, el perjudicado solamente vas a ser tú. Ya no vivimos en esa era digital más parecida a una jungla que a otra cosa. Ya no todo vale en aras de conseguir visitas. Ahora has de ganártelas haciendo las cosas bien, mimando tu espacio. Es lógico para Google y para tus lectores. ¿Ponemos un ejemplo extrapolado? Muy sencillo: si vas a un restaurante y estás mal atendido, la comida destaca por su baja calidad y encima el precio es abusivo, no volverás. Y posiblemente dejarás un mal comentario en Trip Advisor.

Con tu sitio web, tu blog, o la página de tu empresa ocurrirá lo mismo. Si quien te visita tiene dificultades de navegación, los enlaces no te ayudan y además te hacen dar 1000 vueltas y cuando pinchas en uno terminas saliendo a un lugar que nada tiene que ver, las posibilidades de volver son escasas. Ahí es donde entra el pingüino. Si el algoritmo de Google percibe que tu sitio tiene enlaces que no se corresponden con tu nicho o que estos no son los más adecuados, va a ir a por ti. Lo que se pretende con todo esto es que los enlaces sean siempre naturales, diversos y no repetitivos. De nada sirve que el enlace tenga siempre el mismo anchor text, que no es otra cosa que el texto de los mismos. Tampoco que ese texto no tenga mucho que ver con lo que hay debajo.

 

Recomendaciones para que Google Penguin no nos atormente

No temas, Google Penguin no tiene nada personal contra ti ni contra tu sitio, solo deberás seguir unas pautas para evitar penalizaciones y posicionar adecuadamente, aunque esto ya lo vimos con mayor detalle en un artículo anterior.

 

Las claves del éxito son estas

  • Emplea tiempo en buscar buenos enlaces. La clave quizás sea observar cómo lo hacen tus competidores y hacia dónde están redirigiendo. Es muy interesante apuntar a sitios de referencia, aquellos que funcionen bien y tengan prestigio.
  • Penguin valora mucho las redes sociales, las opiniones recogidas en ellas ya no son solo importantes para el público sino para ti. Por eso, si tu sitio no tiene un espacio entre las más conocidas, ya estás tardando en crearte tu hueco y enlazar a ellos desde tu sitio. ¿Por qué no miras los nuestros? Estamos en Facebook, Twitter, Instagram, LinkedIn o Pinterest.
  • En la variedad está el gusto. Al pingüino no le gusta alimentarse exclusivamente de arenques, también ha de tomar peces distintos. Haz que tus enlaces provengan de fuentes variadas, de calidad obviamente, pero con peso específico. No tengas miedo de apuntar alto, ¿acaso no deseas llegar arriba?
  • No reutilices tus artículos para diferentes medios. Google lo detectará como contenido duplicado, por lo que si quieres que alguna idea se mueva por diferentes sitios en la red, redáctalo de nuevo y además así aprovechas para darle un nuevo enfoque al texto.
  • Si escribes en un idioma, lo normal es que enlaces a artículos en esa lengua. No, no va a pasar nada porque de manera ocasional pongas una referencia en lengua extranjera, pero no lo tomes como norma.
  • Revisa lo que escribes. No queremos referirnos a gramática y ortografía, que también, sino a cómo de buenos son los enlaces que hay dentro. Elimina sin miramientos aquellos que no te interesen, aquellos que están lastrando tu web, los que han caducado y no están disponibles, el famoso error 404. No solo es escribir y ya está, es “regar la planta” con frecuencia. No te olvides de las imágenes, atractivas y con pegada. Existen multitud de bancos de recursos, algunos gratuitos, que permiten el uso de las mismas, incluso con modificaciones.
  • Crea tendencia, haz de tu página web un lugar que resulte apetecible y se convierta en un sitio donde te quedes con ganas de volver y que invite a la lectura. En definitiva, hazte con tu sello y marca personal y si lo tienes claro, apuesta por él.

Y no, no necesitas inscribirte a un curso específico sobre Google Penguin, simplemente se trata de aplicar el sentido común y convertir tu sitio en aquel que te gustaría visitar. Si tienes la idea, apuesta por ella y adelante, no tengas prisas y construye tu marca con calma. Una vez lleguen los primeros lectores, estos no se irán si sigues trabajando en esa tónica.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Optimizar textos SEO es sencillo si sabes cómo

optimizar textos SEO

 

[vc_row][vc_column][vc_single_image image=”3464″ img_size=”full” alignment=”center” style=”vc_box_shadow_3d”][vc_column_text css=”.vc_custom_1537789086151{margin-bottom: 0px !important;}”]Tanto si estás familiarizado con las páginas web como si no, seguro que alguna vez has oído hablar del SEO. No son más que las iniciales en inglés de Search Engine Optimization y podríamos aventurarnos a decir que es lo que permite que una web posicione de manera más alta en un buscador. Ya se sabe: si no aparece en Google, no existe.

En este artículo vamos a darte unas pautas básicas para que aprendas cómo lograr que tu texto sea más apetecible para los buscadores, cuáles son las claves para hacer que aparezca en las primeras páginas y cuáles son los errores más frecuentes que ocurren a la hora de redactar un texto (y cómo evitarlos). Saber cómo trabajar nuestros contenidos para que gocen del beneplácito de los buscadores, nos ayudará a conseguir más visitas o más dinero, si lo tenemos monetizado.

 

¿Qué hay que hacer para conseguir un buen texto SEO?

textos SEONo pienses que se trata de hacer magia ni de poseer unos conocimientos técnicos complejos… cualquier persona con sentido común y teniendo muy claro lo que quiere comunicar convertirá cualquier texto en contenido de calidad. Sí, esa es la clave. El secreto de un buen posicionamiento web es que lo que haya dentro guste, esté bien estructurado, y tenga buenos y abundantes enlaces.

Ponerse frente a un editor de textos o frente a WordPress ha de ser igual que hacerlo ante un papel en blanco. Retrocede años atrás a cuando estabas en la escuela o instituto. Habrás realizado multitud de trabajos y redacciones y recordarás que si lo que entregabas al profesor o a la maestra no seguía un orden lógico, aquello terminaba en la papelera o lo que es peor, con una mala calificación.

Piensa en tus lectores, a quién va dirigido lo que quieres publicar. De nada sirve que emplees un lenguaje demasiado técnico si no lo explicas adecuadamente o si tu texto es divulgativo. Imagina que estás escribiendo un blog de historia para alumnos de secundaria y empleas un lenguaje que para ellos va a ser difícilmente comprensible. Adecua tus contenidos al perfil de las personas al que va dirigido. 

 

Una vez lo tengas claro, has de pensar bien en su estructura. Normalmente la mayoría de los textos siguen el guión de una novela: introducción, nudo y desenlace. Comienza tu texto “rompiendo el hielo” e introduciendo brevemente el tema. Este punto es importante, ya que ha de ser como un aperitivo: algo que te invite a seguir leyendo. Si has enganchado a quien te lee, tienes gran parte del trabajo realizado.

En uno o varios párrafos  desarrolla el tema que has elegido. Explica las ideas más relevantes, expón tu punto de vista de manera razonada y ve pensando cómo vas a cerrar el tema. Concluye invitando a que te sigan leyendo. Esta es quizás la clave: debes dar a quien te lee algo que no le da nadie. Es decir, contenido de calidad, originalidad y creatividad. No hay más misterio.

 

¿Cómo estructurar visualmente el texto SEO?

titulos h1 h2 h3¿Volvemos al cole? Cuando hacías tu redacción y se la entregabas al maestro, este la calificaba según unos criterios que él había pedido de manera previa. Pero claro, siempre llegaba algún compañero que no solo hacía una buena redacción (contenido de calidad), sino que además había hecho unos bonitos títulos. Él sacaba una gran nota porque además de ellos, solía incluso hacer un dibujo. Piensa de la misma manera a la hora de conseguir un buen posicionamiento SEO. Utiliza títulos y subtítulos, ya se sabe, el H1, H2, H3… Es la manera en la que estructuras y separas las diferentes partes. Sigue simplemente el orden lógico: H1 para idea principal o título, H2 como subtítulo y H3 como apartados.

La vista lo agradece porque aquello da sensación de orden y limpieza, un texto bien estructurado es de agradecer para quien te lee. Con ello conseguirás que a tus lectores les siga apeteciendo volver a leerte y por tanto, mayor tráfico de visitantes. Cuántas más visitas tengas, mejor para ti.

Haz uso de las negritas, pero sin pasarte. trata de que aparezcan en cada párrafo pero no lo resaltes todo, nunca menos de 4 palabras ni más de 10-12.

 

Es muy importante enganchar con el título

En gran parte es el responsable de que esa persona se quede enganchada a tu texto o pase de largo. Un  titular tiene que captar la atención de tu futuro lector. Imagina que estás escribiendo en tu blog de cocina y quieres que todos conozcan tu receta de patatas bravas, que te salen exquisitas. Si titulas la entrada como “Receta de patatas bravas”, ya puedes hacerlas muy ricas que aquello tiene cero tirón. Sin embargo, si empleas un titular como “Las patatas bravas como nadie te las ha enseñado: aprende cómo”, esto sí que invita a descubrir cómo las haces.

De igual forma has de rellenar el apartado “Descripción”, que es lo que aparece justo debajo del título en los resultados de Google.  Si volvemos a las patatas bravas, haremos bien poniendo “Descubre cómo prepararlas en muy poco tiempo y por poco dinero” y haremos mal escribiendo “Mi receta de patatas bravas”. Si tus patatas pican, tanto el título como la descripción deben picar más.

 

¿Cómo construir una buena URL?

estructura url wordpressLa URL viene determinada obviamente por tu dominio, y después se estructura de diversas formas. En la parte de la URL que tú puedes editar has de pensar en cómo la buscaría una persona en Google. Ya nos hemos cansado de patatas, así que vayamos a los aviones. Ahora has escrito una entrada en una web de aeronáutica para pilotos y has hecho un artículo excelente sobre la aproximación y aterrizaje al aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas.

Tu URL será efectiva si es así: www.pilotosenvuelo.com/aproximación-aterrizaje-madrid-barajas. Sin embargo, la URL será nada apetecible para Google si la estructuras de la siguiente forma: www.pilotosenvuelo.com/como-se-aterriza-correctamente-en-el-aeropuerto-de-madrid-barajas-con-un-airbus-a-320-200. En definitiva, elimina de la URL aquellas palabras que no aportan nada, como los artículos y las preposiciones. Predominancia de verbos en infinitivo, sustantivos y adjetivos. Y no te alargues excesivamente, no te beneficia.

 

La clave, las palabras clave

Es la idea principal sobre la que gira tu artículo y la razón por la que te buscarán. No vamos a extendernos demasiado, ya que el carácter de este artículo es más divulgativo que técnico, pero sí que podemos ofrecerte unos buenos trucos de andar por casa y que son efectivos. Tienes tu sitio web, que no es más que una tienda virtual de bisutería. Habrá quien ponga en Google “collares”, otros que pongan “collares baratos” y otros que busquen “collares baratos para mujeres de 40 años”.

Antes de escribir sobre las bondades de los productos de tu página, hazte una buena lista de palabras o frases clave. Piensa en lo que ofreces: Tienes una tienda virtual de bisutería casera, haces envíos a toda España, trabajas principalmente el esmalte, la plata y las conchitas de playa, resides en Bilbao y tus productos cuestan entre 5 y 90 euros. Ahora ordena las palabras claves de esta forma:

  • Bisutería económica
  • Pendientes, collares y pulseras de plata
  • Bisutería económica para regalar
  • Tiendas bisutería con envío a España
  • Diseños de pulsera
  • Regalos económicos en metal
  • Artesanía con conchas de playa

¿Lo ves más claro ahora? ¿Ves hacia dónde queremos ir? Pues nada más sencillo que aplicártelo para optimizar mejor los resultados y que tu comercio virtual esté bien posicionado.

palabras clave keywords

 

Recapitulemos lo aprendido sobre SEO

Recuerda que tan visible serás para Google como tan bueno sea tu SEO. Como puedes comprobar, no es algo que requiera de excesivos conocimientos técnicos, aunque sí requiere una buena planificación. Serán las visitas las que te harán darte cuenta de lo que el público demanda. Hay ocasiones en las que una entrada aparentemente bien preparada no tiene nada de éxito y otras, quizá las tocadas por la genialidad, y que en apariencia eran de relleno, tienen buena acogida. Eso sí, recuerda lo que siempre funciona: títulos apetecibles, buenas descripciones y correcto uso de títulos y subtítulos.

Puedes hacer posts todo lo largos que quieras, de hecho posicionan mejor, pero no son sinónimo de éxito. Nunca escribas dando rodeos ni con demasiada paja, los lectores huirán si perciben que aquello no les lleva a ningún sitio. Y muy importante: nunca copies contenido de otras webs, sé siempre original. Ahora que el asunto de los plagios está de actualidad en el ámbito académico, recuerda que Google penaliza el contenido duplicado y mandará tu página a posiciones inferiores en caso de realizar copias literales. Es algo que ocurre frecuentemente, de ahí la importancia de ser original. Por lo demás, esperamos que esta lectura te anime a generar buenos contenidos y que estos aparezcan en muy arriba en el buscador, no es tan difícil si  practicas y te pones en el papel de quien te lee.

 

¿Y tú? ¿estás enfocando bien tus estrategias? ¿qué haces para diferenciarte de tu competencia?[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Chatbots: ¿qué son? ¿cuáles son sus utilidades en marketing?

[vc_row][vc_column][vc_single_image image=”1965″ img_size=”full” alignment=”center” style=”vc_box_shadow_3d” css_animation=”none”][vc_column_text css=”.vc_custom_1535731672933{margin-bottom: 0px !important;}”]Si hay una herramienta que cada vez está más en boga, esa es sin duda el chatbot. Su etimología es curiosa: la primera parte de la palabra nos evoca a la comunicación, al chat clásico, mientras que la segunda nos recuerda bastante a la de robot. Efectivamente, un chatbot no es más que una forma de comunicación en la que interviene un usuario físico y otra parte que es robotizada. No, no pienses en un artefacto, sino en un software informático que ejecuta algunas órdenes de manera automática.

Los chatbots tienen múltiples ventajas y las empresas tienden a utilizarlos con mayor frecuencia para ciertos servicios de diversa índole. Pensemos en la atención al cliente de ciertos portales web de compañías relacionadas con los viajes. La comunicación con los chatbots permite la resolución de cuestiones sencillas, aunque cada vez tienen mayor capacidad para abordar cuestiones más complejas. Normalmente una persona que interactúa con uno sigue siempre un mismo patrón de preguntas, por lo que las respuestas son bastante previsibles y fáciles de planificar para quien programe el chatbot. Ahora bien, tal y como hemos apuntado, el uso de la inteligencia artificial va permitiendo ganar en complejidad, superando la barrera entre robots y humanos.[/vc_column_text][mk_padding_divider][vc_column_text css=”.vc_custom_1537784593809{margin-bottom: 0px !important;}”]

¿Qué utilidades tienen?

Tal y como hemos mencionado, nos pueden permitir ofrecer a nuestros clientes una atención directa disponible en cualquier hora y en cualquier momento sin necesidad, a priori, de intervención humana. Si tienes cuenta en Facebook, por poner un ejemplo, te habrás dado cuenta que al comenzar a seguir a algún tipo de página,  se te ha abierto una ventana de Facebook Messenger de forma automática. Algunos chatbots simplemente te dan la bienvenida y se ponen a tu disposición, otros te solicitan más información para poder adaptarse a tus intereses como cliente.

Por tanto, un chatbot es una utilidad con una clara orientación comercial y de marketing, aunque no es exclusiva de estos campos. Sectores como el turismo hacen uso de estos chatbots para gestionar reservas de hoteles, tal y como hace Booking.com,  o agilizar el proceso de embarque a líneas aéreas. KLM, curiosamente también holandesa, lo ha implementado ya, de tal manera que puedes recibir información como cuál es tu puerta de embarque o si el vuelo sufre alguna incidencia. Simplificar más para crecer mejor.[/vc_column_text][mk_padding_divider][vc_column_text css=”.vc_custom_1537784615383{margin-bottom: 0px !important;}”]

¿Cuáles son las ventajas?

Lógicamente, permiten una atención continua que se revela muy útil. Si hay algo que  la era  Internet permite es la disponibilidad permanente de información, es decir, “lo quiero saber y tengo la respuesta”. La disponibilidad 24/7 es uno de sus puntos fuertes, razón por la que disponer de una herramienta como esta es tan importante para cualquier empresa que quiera prestar un buen servicio.

Asimismo, un chatbot destaca por su sencillez: órdenes directas y respuestas claras.  Esto nos llevaría a hacernos algunas preguntas interesantes.  Aparte de lo que ya hemos mencionado, ¿cuáles son otras de sus utilidades en marketing?

 

Chatbots y marketing, usos cotidianos

  • Gestionar las compras: Este tipo de Inteligencia Artificial tiene una clara vocación de mercado y se perfila como una gran ayuda a la hora de realizar una compra. Pongamos un ejemplo sencillo: vas a comprarte un smartphone y lo quieres con unas características concretas, por ejemplo, no gastar más de 300 euros y que tenga incorporada dual SIM. Normalmente irías analizando tu búsqueda uno por uno. Sin embargo, un chatbot te puede filtrar los resultados si le das las indicaciones precisas. Otra utilidad muy habitual: has visto unas gafas de sol por la red, pero por cualquier causa no has podido finalizar el proceso de compra. En ese supuesto, el chatbot de esa marca te puede recordar que tienes el carrito con varios objetos pendientes de pago. Los más insistentes, si ves que no has acabado el proceso y la cosa se demora, te ofrecen además un código de descuento.
  • Dar soluciones concretas: Necesitamos encontrar un restaurante en una ciudad que no conocemos. ¿Has probado a preguntarle a Siri? Sí, la asistente de Apple no deja de ser un chatbot. Basta con alzar el iPhone y lanzar la cuestión. No solo te localizará los que tienes más próximos, sino que te informará acerca de cómo puedes llegar, cuánto vas a tardar, su rango de precios, el tipo de cocina y las valoraciones de los clientes.
  • Registrar un producto o presentar una reclamación: Hay empresas que han implementado chatbots en Facebook, de tal manera que puedes introducir el número de serie para ejecutar la garantía de lo que has comprado, o simplemente solicitar asistencia técnica. Soluciones eficaces para el comercio del siglo XXI.
  • Generar contenido: Dispones de una suscripción a un medio de comunicación digital y quieres que te mantenga al tanto de informaciones de temáticas específicas. En esta ocasión el chatbot enviará notificaciones a tu dispositivo móvil para invitarte a leer los nuevos contenidos que se vayan publicando en ese medio.

Como puedes comprobar, los chatbots están en alza. Son muy habituales y cada vez lo serán más.  No podemos decir que están en pañales, ya que el desarrollo de los mismos se verá fomentado por los avances en Inteligencia Artificial. Es un tipo de software capaz de aprender sobre los gustos y necesidades del usuario, de tal manera que a medida que se usan, son más eficaces. Sí, tienen capacidad de aprendizaje, de tal manera que consiguen “aprender” a medida que van interactuando con el usuario.

 

¿Quiénes pueden utilizarlos? ¿son algo exclusivo de las grandes marcas?

Nada más lejos de la realidad. Son programas que pueden ser ejecutados por una multinacional gigantesca o por un simple blogger. Además de ello, su forma de programar se ha simplificado tanto que en aplicaciones de uso cotidiano como Telegram tenemos a nuestra disposición cientos de ellos.

En definitiva, sus posibilidades de personalización, sus estrategias de uso y el gran potencial que proporcionan a las marcas, hacen de ellos una herramienta interesantísima en una Internet cada vez más comercial, que nos permite disponer de cualquier cosa en cualquier lugar. ¿Por qué no aprovecharlos como recurso para tu marca?

 

¿Qué opinas de los chatbots? ¿qué experiencias has tenido hasta ahora con ellos? Déjanos tu opinión en los comentarios.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]