Cómo gustarle más al algoritmo de LinkedIn

La relación de los usuarios de internet con LinkedIn se puede calificar de peculiar. Muchos son los que se abren una cuenta y no utilizan jamás esta red. Otros sin embargo lo ven como un trampolín para relanzar su carrera, buscar un nuevo empleo o conseguir tejer una maraña de contactos. Ya se sabe que estos son fundamentales a la hora de conseguir nuevas oportunidades.

Pero LinkedIn no es un maná que llueve del cielo y nada más, hay que “currarse” un perfil, unas publicaciones y, en definitiva, gustar al algoritmo que lo mueve para que nuestro espacio no sea “uno más.” Puede decirse que en LinkedIn hay que trabajar para poder arañar algo. Una persona que esté en situación o de búsqueda de empleo o de cambio de trabajo, ha de dedicar unos minutos diarios a prepararse el terreno y conseguir mayores posibilidades de éxito. Por eso hoy vamos a daros unas indicaciones sencillas con las cuales podemos aumentar la capacidad de estar ahí.


Haz tu perfil atractivo

¿Hay algo más triste que un perfil sin foto? No, puede que no necesites salir de traje y corbata, aunque todo depende de lo que queramos proyectar, pero quien te vaya a contratar quiere ver cómo eres. Rellena siempre tu formación y habilidades, da una muestra de cómo eres, lo que haces y a dónde quieres llegar. Contacta con otros usuarios y, muy importante, teje una red que sea favorable a tus intereses. Recuerda que estás en LinkedIn por trabajo, y no por ocio. Probablemente no interese tener a personas que no vayan a aportar nada a tu marca.

Deja bien claro dónde trabajas o el sector en el que te mueves. Con ello aumentarás la posibilidad de tener más contactos. Tu perfil ha de ser claro y conciso, emplear frases cortas y no divagar demasiado. En caso contrario el reclutador podría aburrirse y siempre es interesante que se quede con ganas de saber más de ti. Si así es, intentará contactar contigo.


Cuidar las publicaciones

No se trata solo de tener un curriculum cuidado y bien hecho, sino de aportar valor a la propia red. Muchas personas confunden LinkedIn con una red social como puede ser Twitter o Facebook, que si bien pueden tener su punto serio, de debate y hasta compromiso, da más campo a lo lúdico. A LinkedIn uno no va solamente a relacionarse, sino a mejorar en el campo laboral. ¿Quién quiere contratar a alguien que no aporta contenido relevante a la red? Por esa razón, todo aquello que creamos o compartamos ha de moverse en un sentido: en el de proyectar una imagen que case con lo que somos y en la que se pueda apreciar hacia dónde queremos ir.

Por tanto, las polémicas innecesarias, los videos absurdos o el contenido irrelevante no sumará. Si eres ingeniero, por poner un ejemplo, muévete por ese campo. Así la red denotará dónde estás y hacia dónde quieres ir.

Hay que hacer una mención especial al contenido propio. Este no es más que nuestro escaparate, nuestra marca y sello. Afortunadamente no hace falta invertir mucho para crearlo. La generalización de la tecnología móvil, con dispositivos dotados de buenas cámaras y programas de edición, consigue que podamos crear contenido de alta calidad. Y sí, hay smartphones decentes por 200 euros. Como suelo decir siempre, vivimos en una sociedad icónica, todo entra por los ojos. ¿Por qué no acompañar las publicaciones con una buena foto o video? No hace falta ser un experto, tenemos programas de edición fotográfica para móvil que dan resultados excelentes y son gratuitos. Una buena opción puede ser, por ejemplo, Snapseed.

De cualquier manera, y si la fotografía no es lo tuyo siempre puedes recurrir a bancos de imágenes gratuitos para inspirarte, uno de los mejor surtidos es Unplash. Piensa que tus publicaciones han de tener gancho y ser apetecibles a LinkedIn y a los reclutadores.

No olvides añadir etiquetas o hashtags con buenas palabras claves. Concisas, claras y con gancho, aunque no es conveniente pasarse. Mejor 4 o 5 bien seleccionados que una retahíla de almohadillas que no lleven a ningún sitio.

Piensa que muchas personas acceden a esta red (y a todas) desde su dispositivo móvil, por lo que asegúrate de que tus publicaciones quedan bien para este tipo de dispositivos.


Pide ayuda sin miedo

Tus publicaciones muestran cómo eres, lo que haces y lo que pretendes conseguir. Tener recomendaciones de las mismas es un buen gancho para llegar a más gente y hacer que LinkedIn se fije en ti. Puedes solicitar por privado a algunos de tus contactos que recomienden tus publicaciones, así como que certifiquen tus habilidades. No cuesta nada y hace mucho. De la misma manera, haz tú lo mismo con quien te pida ayuda, ya que se trata de crecer juntos.


¿Conseguiré gustar a LinkedIn?

Solo si te mueves en un sentido, en el de la mejora. Uno no llega a LinkedIn solo para divertirse, sino también para conformar una red como es debido que permita alcanzar otros objetivos. Por tanto, creo que merece mucho la pena hacer un esfuerzo por gustar, ya que cada vez más empresas bucean por esta red profesional para buscar empleados.

Haz que tu perfil de LinkedIn sea apetecible pero no solo para ti. Y muy importante, no lo dejes muerto ni sin actualizar, solo conseguirá hundirse y no estar en la pomada. Buscar trabajo aquí es por sí mismo un trabajo. ¡Mucha suerte!

Cómo redactar contenidos mucho más rápido

La tarea de la escritura digital es apasionante. Llegué a ella de forma un poco casual y, poco a poco, he ido haciéndome un huequecito en este sector hasta el punto de que ahora escribo para varios medios. También me hacen encargos como copywriter y la cantidad de temas que he llegado a tocar es grande, algunos con más fortuna que otros.

A decir verdad, escribir es un proceso en el cual estás en continuo aprendizaje. De hecho, creo que disto mucho de ser un buen escritor y estoy continuamente buscando la manera de hacerlo mejor. Para ello, leo a otras personas y tomo aquellos trucos que creo que me pueden servir.

La entrada de hoy va a resultar interesante para todos los que al igual que yo os dedicáis teclear: cómo conseguir generar contenidos con más rapidez. No se trata de dar 210 ppm en el teclado, me ruboriza decir que escribo con 2 dedos, sino de no perder el tiempo escribiendo.

 

La tiranía de la pantalla blanca

Sí, sentarse ante el ordenador sin saber cómo vas a llenar de contenido esa pantalla es un reto. Pocas veces me siento ante el ordenador sin saber lo que voy a hacer. Pueden pasar minutos en los que las musas no se despiertan y además el cronómetro está corriendo. El tiempo que pasas ante la pantalla sin escribir es tiempo perdido y, por tanto, ingresos que no se generan. Tu tiempo como escritor vale dinero, tanto como tus contenidos.

De un tiempo a esta parte, y si me da mucho miedo la pantalla blanca, utilizo un editor a la antigua usanza, on line y gratuito. Écha un vistazo a su web y anímate, quieras o no puede servirte de revulsivo ante la pantalla de tu WordPress.

 

Las ideas llegan solas

Sí, muchas veces me inspiro para escribir en cualquier ocasión. Puede ser dando un paseo, conduciendo o en la cama. No dejes escapar esas oportunidades, anótalas en algún lugar y ya las tienes ahí. Normalmente las apunto en la app Notas de mi iPhone, si bien en cualquier smartphone hay aplicaciones similares.

Si te sientas ante el ordenador con unos bocetos, probablemente sepas como ir dándoles forma y engarzándolos. Hemos dicho que a escribir se aprende dándole a las teclas y cuanto más lo hagas, más rápido generarás contenido.

 

Sigue un esquema

A la hora de sentarme a escribir, y si lo estoy haciendo en WordPress, sigo siempre el mismo patrón. Pongo el título, la metadescripción, etiquetas, categoría y finalmente, hago el contenido. Las imágenes, subrayados, negritas y enlaces normalmente los dejo para el final.

Es muy importante que nunca entregues un trabajo sin haber hecho una minuciosa revisión, ya no por el tema de las faltas de ortografía, que son imperdonables, sino por las erratas. Se cuelan cuando menos lo esperas y algunas de ellas son capaces de resistir las revisiones.

 

Ayúdate de buenas herramientas

Hace unos meses hablábamos de la necesidad de tener unas pautas que seguir, y os recomendaba un buen calendario editorial. No puedo más que seguir insistiendo en ello. Tener muy claro cuándo has de escribir para poder entregar a tiempo, hará que te planifiques tu horario.

Calendarios editoriales hay bastantes, si bien uno de mis favoritos es Trello, que tiene una versión gratuita que funciona muy bien y es la que yo uso. Puedes tenerlo en tu ordenador y teléfono y su uso es muy visual y sencillo.

 

Acomoda tu espacio

El hecho de escribir en un ordenador portátil me permite hacerlo en los lugares más insospechados. He llegado a hacerlo desde una lavandería mientras esperaba que mi edredón estuviese listo, escribo en muchas terrazas mientras tomo café o en una plaza pública tomando el sol mediterráneo.

Pero en casa he de liberarme de cosas que me puedan hacer perder el tiempo. Apago la televisión, libero la mesa de material que me distraiga y me enchufo los auriculares con algo que me motive. Normalmente funciona, y si por la razón que sea, veo que no soy productivo, o me cambio de ubicación o lo dejo para más tarde.

 

Aprovechar momentos muertos

Al escribir desde casa, puedo disponer de mucho tiempo para hacerlo. No duermo la siesta y suelo levantarme temprano. Puede que a las 7 de la mañana tenga ya bastante material escrito. Hay muchísimo tiempo disponible para escribir, si bien tengo una máxima: no desatenderé otras cosas que también requieren mi tiempo. Estas cosas son la familia y mis aficiones. Por esa razón, cuando me siento ante el ordenador voy a tope de concentración para poder sacar todo lo que hay en mí. Que digo yo, que algo bueno habrá.

 

¿Qué hacer si…?

  • No estoy motivado: salir a pasear.
  • No controlo el tema: documentarme o rechazarlo.
  • Estoy cansado: dormir y dejarlo para luego.
  • No fluye la narración: levantarme.
  • Necesito inspiración: Leo a otros redactores.
  • Un tema me motiva mucho: Ponerle corazón.

En definitiva, la escritura es algo apasionante y escribir más rápido para sacar contenido con mayor fluidez solo tiene un secreto: seguir escribiendo. Eliud Kipchoge no corre los 42 kilómetros de la maratón en poco más de 2 horas saliendo a trotar 10 minutos a la semana.

Cómo medir la calidad de un enlace: una aproximación

“Si no estás en Internet no existes.” Este axioma tiene un peso específico enorme en el mundo digital y en el marketing más si cabe. Pero no basta con disponer de una página web bien diseñada, apetecible de visitar y que llame a quienes la visitan a volver a hacerlo más adelante. Eso está genial, pero no es suficiente. También debemos enfocarnos en el SEO.

Entre otras cosas, debemos hacer lo posible por obtener enlaces de calidad en medios de autoridad y que estos redirijan a los usuarios a nuestra página. No solo  para recibir tráfico de referencia a través de esos enlaces, que no siempre será muy alto, sino para decirle a Google que tu web está ahí y que Menganito y Fulanito, que gozan de cierta popularidad en Internet, están hablando de ti. Es una forma muy buena de aumentar la autoridad de tu página y de tu dominio y, en consecuencia, de alcanzar posiciones más elevadas en Google, lo cual SÍ te va a granjear un aumento de las visitas enorme.

No existen recetas mágicas para el SEO. Todo lo que a día de hoy sabemos hacer es fruto de la experiencia, de hacer las cosas mal y revertirlas, de ver cómo lo están haciendo los que sí tienen buenos resultados y un aumento continuado del tráfico web. En definitiva, se trata de observar, copiar y ejecutar.

Antes de meternos más en el tema, quizás debamos empezar con un planteamiento de cajón: toda de medirse, dicho de otro modo, si tenemos una web, y más si está orientada al marketing, debemos estar en continuo proceso de evaluación. Esto incluye mesurar, saber de dónde viene el tráfico, qué es lo que funciona bien y lo que no. Nada más absurdo que montar algo que no tenga capacidad de adaptarse al medio, más todavía si tus ingresos, totales o en parte, dependen de ello.

 

Una consideración previa

En una anterior entrega hablábamos de cómo construir enlaces de calidad, así que es interesante que refresques los consejos que vimos para que a la hora de medir la calidad de los mismos no te lleves decepciones. De todas maneras, en esto no hay soluciones mágicas, simplemente se trata de práctica y del famoso método del ensayo-error. No podemos pretender hacer todo a la perfección desde el comienzo.

 

3 herramientas para medir la calidad de tus enlaces

Puestos a elegir, y dado el carácter divulgativo de este blog, vamos a centrarnos en 3 de ellas que funcionan muy bien. Aunque los gurús del SEO recomiendan no ceñirse exclusivamente a una sola herramienta, sino a varias.

  • Google Search Console

Esta herramienta online y gratuita que los de Mountain View ponen a nuestra disposición es muy completa y fácil de utilizar. Es muy recomendable si estás comenzando o si tu página aspira a ser un espacio sin excesivas pretensiones. Con esto no quiero decir que tu proyecto no aspire a continuar creciendo, pero ya podrás valorar otras opciones más complejas más adelante.

Lo primero que debes hacer es registrar y verificar tu sitio, utilizando para ello tu cuenta de correo de Google y un pequeño código que deberás insertar en tu página web. A los pocos días podrás comenzar a ver resultados de cómo Google ve tu sitio. Gracias a esta herramienta, también puedes determinar cómo este buscador debe mostrar tu página a los internautas. 

Evidentemente también proporciona información de tus enlaces, como cuáles son los sitios que enlazan al tuyo y, por tanto, obtener una valiosa información de cómo llega la gente hasta ti. De su análisis podremos extraer conclusiones interesantes. Si eres un recién llegado no has de agobiarte, poseen una muy didáctica página de ayuda.

  • Ahrefs

Esta herramienta está orientada de manera más específica hacia los enlaces. Cuenta con una versión de demostración de 7 días por poco más de 6 euros antes de pasar a los 163 mensuales. Por esta razón, no es quizás la opción más recomendable si tus pretensiones no son muy elevadas. Eso sí, vale lo que cuesta. Proporciona tal volumen de información que gracias a ella puedes mejorar de manera exponencial la manera en la que trabajas y ayudarte a aumentar los ingresos generados por tu sitio.

Una de las funciones más utilizadas en Ahrefs es la de conocer cómo trabajan a nivel de enlaces otras páginas de la competencia. Puede que lo que a ellos le funcione sea bueno también para ti. Esa posibilidad de espiar puede darte orientaciones de hacia dónde debes o no ir, quizás abrirse nuevos caminos sea la clave y Ahrefs te dará las pistas.

  • Semrush

Otro paquete de herramientas SEO con orientación al marketing que permite, al igual que Ahrefs, espiar a tu competencia y encontrar nuevas palabras claves con las que posicionarte mejor. Puedes probarla gratuitamente durante 7 días y luego pasar a alguno de los diferentes planes que oferta, teniendo el más básico un coste de 99 dólares mensuales.

Es muy completa, gracias a la buena cantidad de información que proporciona y por la manera en la que analiza los enlaces. Con Semrush puedes conseguir que muchos sitios apunten al tuyo y que seas apetecible para Google y más motores de búsqueda. Con la información que obtienes gracias a Semrush puedes conseguir que tu estrategia de construcción de enlaces sea óptima.

 

Una conclusión

Medir la calidad de un enlace es posible gracias a estas y otras herramientas que podemos encontrar por la red.

El uso de ellas puede ayudarnos a mejorar mucho nuestras forma de trabajar, aunque bien es cierto que de nada nos servirá si partimos de la base de una web mal montada, con un pobre diseño o con un nicho no adecuado. Si lo deseas, en MEDIAKIA podemos ofrecerte un diseño web profesional para tu negocio.

Antes de tratar de mejorar la calidad de tus enlaces “pagando”, es necesario hacer un ejercicio de autoanálisis en el que siendo realistas, tengamos presente hacia dónde queremos ir y cómo lo vamos a conseguir. Si eres un simple bloguero (dicho con todos los respetos, obviamente), ¡mejor aprender a andar antes de tratar de correr una prueba de montaña!