¿Por qué solo comemos turrón en Navidades?

¿Por qué solo comemos turrón en Navidades?

Las luces de colores en tu ciudad empiezan a despertarse como el frío que se apodera de las calles, entre chaparrones de agua y con mil capas de abrigo en nuestros cuerpos. Ya ha llegado esa época del año que para muchos es tan especial, sobre todo para los más pequeños, que disfrutan de las cabalgatas mientras esperan ansiosos a que lleguen Papa Nöel y los tres Reyes Magos. Sí, se trata de la Navidad. Y ya que hablamos de ella, seguro que nunca os habéis preguntado... ¿por qué no comemos turrón durante el resto del año?

Turrón almendras

Seguramente hayas pensado que tú no te opondrías demasiado en poder disfrutar de este manjar todo el año. Pues aunque actualmente es muy fácil conseguir una barra de turrón en cualquier fecha, está demostrado que seguimos asociándolo solamente a esta época del año. ¿Será simple casualidad? Para nada, existen diferentes razones que hacen que esto ocurra así.

 

Por un lado, los almendros han sido árboles bastante abundantes en la antigüedad y sus frutos se comienzan a recoger a finales del verano. Por otro, la profesión de turronero en la antigüedad no era un oficio fijo como ocurre en la actualidad. Los maestros artesanos compartían esta ocupación con la elaboración de diferentes dulces y muchos también con labores en el campo. Cuando en el campo no tenían tanto trabajo (más o menos en octubre-noviembre), muchos de ellos compatibilizaban sus tareas con la fabricación de turrón para sacarse unos ahorrillos extra posteriormente a través de su venta. Si a esto le sumamos que los ingredientes del turrón no son particularmente económicos, se puede entender por qué que se ha reservado su consumo para la llegada de celebraciones especiales.

 

El próximo objetivo de las empresas turroneras se centra en mantener más o menos constantes las ventas durante los 12 meses del año. A día de hoy, después de la Navidad se encargan de producir otras variedades de dulces para sobrevivir, ya que solamente un 60% de sus ventas se produce en el mes de diciembre y el otro 40% está repartido durante el resto del año. ¿Vosotros cómo lo veis? ¿os apuntáis a tomar un trozo de turrón en marzo?

 

Autora: Lara Castro