Este es el material que cambiará el mundo

El grafeno, el material del futuro

El grafeno es un material de moda y seguramente ya te has dado cuenta. Rara es la semana en la que no aparece una nueva noticia hablando de sus propiedades o de los innovadores experimentos que se podrán realizar con él. Y nos gusta leer ese tipo de cosas e imaginar cuán distinto podrá llegar a ser el futuro con todos los dispositivos tecnológicos que se podrían desarrollar gracias a un material como este. Es entre 100 y 200 veces más fuerte que el acero, 5 veces más ligero que el aluminio y además, puede emplearse como superconductor y semiconductor. Casi nada. Aunque tiene algunas barreras que se le resisten, está llamado a ser el material del futuro. ¿Te contamos más sobre él?

El grafeno es una sustancia formada por carbono puro. Sus átomos se encuentran conformando un patrón regular hexagonal, de forma parecida al grafito pero en una hoja de un átomo de espesor. Es tan, tan liviano, que una lámina de 1 metro cuadrado pesa tan sólo 0,77 mg. Su dureza es similar a la del diamante. Es muy resistente al desgaste y puede soportar enormes pesos. Para atravesar una lámina de este material, necesitaríamos un objeto muy afilado y ejercer un peso de unas 4 toneladas sobre el grafeno. Además de dureza y resistencia, presenta una elevada elasticidad, pudiendo moldearse fácilmente. Duro, flexible, ligero y además transparente... ¿imaginas qué excelentes pantallas podría tener cualquier aparato tecnológico si se fabricasen con grafeno?

 

Posee alta conductividad térmica y eléctrica, soporta adecuadamente la radiación ionizante y ¡pero bueno! ¡si resulta que tiene incluso efecto antibacteriano! Si continúas pensando en lo de las pantallas, imagina también la cantidad de usos que podría tener en la industria alimentaria o en biomedicina. ¿No te resulta un material bastante increíble, verdad? Nah.

 

Tiene sus inconvenientes, claramente, como puede ser su costosa fabricación a nivel económico por su difícil producción. No obstante, el interés despertado por sus interesantes aplicaciones es tan alto que la Unión Europea ha realizado una inversión de 1.000 millones de euros en el proyecto Graphene Flagship con el fin de desarrollar tecnologías basadas en el grafeno. 

 

 

Sus aplicaciones son, como hemos dicho, alucinantes:

Sueña con una auténtica revolución en el sector energético y el de la aeronáutica. Baterías con mucha mayor autonomía y tiempo de carga más corta, placas solares que también sean capaces de generar electricidad con las gotas de la lluvia, pantallas táctiles flexibles y más resistentes o, tal vez emplearlo en la creación de parches capaces de determinar el nivel de glucosa en las personas diabéticas.

 

También podría ser empleado en la desalinización del agua, ya que sus láminas podrían sustituir a las actuales membranas de ósmosis inversa. Incluso nuevas terapias anticancerígenas podrían ver la luz con su utilización.

 

Desde luego las ideas abundan. Se han registrado ya 10.000 patentes en todo el mundo relacionadas con el grafeno y dinero para continuar investigándolo tampoco falta. Ahora que ya sabes mucho más sobre él, esperaremos con impaciencia a ver en qué queda todo con el tiempo, si llega esa vaticinada revolución industrial (ojalá) o si, por el contrario, no consigue dar el salto del laboratorio a las cadenas de montaje.

Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    Inés (miércoles, 09 noviembre 2016 02:06)

    Todo un avance, ojalá pueda fabricarse sin tanto gasto sería increíble extender su uso

  • #2

    Iván (miércoles, 14 diciembre 2016 00:25)

    impresionante