¿Qué piensas sobre el modelo de cárcel en España, es adecuado?

Modelo de cárcel en España

España se encuentra entre los ocho países con mejores cárceles de los 27 Estados que forman la Unión Europea. Las cárceles españolas son bastante modernas y están perfectamente equipadas, muchas llegando a contar con instalaciones como piscinas, ¿es esto justo? 

 

Aquí comenzamos con una gran digresión, en la que muchas personas no estarán de acuerdo y otras en cambio sí. Muchas creerán que lo mejor sería que los presos pagarán por su condena con una vida lo más parecida a la realidad, para ello realizando diversas actividades como tener la oportunidad de nadar o hacer ejercicio en diferentes instalaciones, además de todos los talleres de manualidades o trabajos que puedan hacer. Sin embargo, otros pensarán que no es adecuado que una persona que ha cometido algún delito y que probablemente haya matado a alguien o robado pueda tener tantos privilegios, ya que además de restringirles la libertad para que no anden sueltos por la calle, deberían tener ciertas restricciones ahí dentro. Muchas personas externas a la cárcel pensarán que en su día a a día no pueden asistir a una piscina debido al coste de la entrada y gente que ha cometido cualquier delito sí. ¿Tú que crees, forma esto parte de un plan sobre la reinserción?

 

Como datos de interés, después de diferentes entrevistas, los empleados de prisiones consideran que las instalaciones deportivas que contienen las cárceles para que así puedan practicar deportes como el fútbol, baloncesto o natación, son una buena inversión, ya que ayudan a calmar y rebajar la tensión de los internos. Además de las instalaciones deportivas, en las últimas inversiones podemos observar como se incluyen televisiones de plasma de última generación, que se justifica debido a que en las televisiones antiguas, cuya parte trasera era mucho más amplia, los presos podían esconder armas o cualquier objeto de contrabando. Actualmente, en este país algunas de esas cárceles se encuentran en: “Morón de la Frontera” (Sevilla), Zaballa (Álaba) y la de Albocasser (Castellón).

 

Además de todo esto, cuando un preso entra en prisión, todas sus necesidades están más que cubiertas, al menos, las necesidades básicas. Tan pronto llegan a prisión, todos pueden adquirir jabones y toallas, además con respecto a la educación, pueden estudiar desde la secundaria hasta carreras universitarias, y si lo necesitan además del servicio de biblioteca tienen diferentes apoyos pedagógicos. Pero no todo queda ahí, tienen acceso a Internet y pueden mantener visitas “vis a vis” con sus personas más cercanas. Cuando un preso cumple su condena, y obtiene la libertad, si no tiene quien lo vaya a buscar o capital, el Estado le subvenciona ese viaje, y además pasan a formar parte del paro y a recibir mensualmente su prestación por desempleo.

 

Aunque parezca increíble, hay inmigrantes que dicen que prefieren hacer algo y permanecer en una cárcel española que volver a su país, ¿es posible?. Vivimos en tiempos revueltos donde cosas que deberían mejorar parecen estancarse, donde los cambios parecen estar movidos por la ambición del poder y no por las necesidades básicas de un país. Pero todo esto simplemente es una reflexión, que se puede enfocar desde dos puntos de vista, e incluso más, ¿debe tener una persona que roba todas estas prestaciones, (ya ha perdido su libertad no)?, sin embargo, ¿es justo que un pedófilo o un violador tengan el placer de disfrutar de todo esto?

 

Autora: Lara Castro.

Escribir comentario

Comentarios: 0