Agu Trot: Luz y magia en sus terrazas

Agu Trot - Luz y magia en sus terrazas

Hay increíbles películas que por desgracia nunca llegan a ser vistas en pantalla grande. No nos fiemos del telefilme/bajo presupuesto/mala película porque no en pocas ocasiones estaremos equivocados. Es el caso de "Agu Trot", película realizada para la TV británica el pasado 2015.

 

Tenemos aquí en ella, una muy romántica adaptación de un especial cuento de Roald Dahl (Creador de cuentos como Los gremlins, el que fue su primer libro para niños llevado al cine posteriormente por Walt Disney. Charlie y la fábrica de chocolate, Matilda, James y el melocotón gigante… etc.)

En el guión ha colaborado Richard Curtis (Love Actually, Una cuestión de tiempo) y se aprecian sus matices.

Sinopsis

El señor Hoppy es un jubilado solitario que vive en un peculiar edificio de la ciudad. Cada día sale al balcón a cuidar sus increíbles plantas y conversar con su linda vecina, la señora Silver, una viuda que vive un piso más abajo y de la que está secretamente enamorado. Mediante un elaborado, complejo e increíble plan “entre tortugas”, el señor Hopper tratará de acercarse a ella. Hoppy sabe de la preocupación de la señorita Silver por su tortuga Alfie, ya que esta no crece. Él buscará cualquier momento y situación para declarar lo que alberga su corazón pero muchos de sus intentos se ven trucados. En resumidas cuentas, tenemos aquí unas exquisita obra maestra rebosante de timidez, dulzura y unas muy altas dosis de galantería magnífica.

Dustin Hoffman y la magistral Judy Dench están sencillamente brillantes, maravillosos, logran trasladarnos a sus enigmáticas terrazas llenas de vida. El hermoso color de la película la dotan de frescura, sencillez, de unas notas mágicas que se dejan acariciar. Esto genera en la vista del espectador una elegante y frágil sensación de ”estar como en una nube” de suave algodón.

 

Lo mejor:

Que toda la cinta se encuentra acompasada al son de la gran música de Louis Armstrong.

 

Lo peor:

Que su ritmo, sintonía y carencia resultan tan perfectos que hacen olvidar a uno la realidad y cuando sale la palabra “fin” hay que regresar a ella.

Agu Trot

Autora: Mila Marcos.