Amor incondicional

Amor incondicional

No caduca, no se deteriora con el tiempo, no se borra ni se elimina, no se escapa de tu vida, siempre prevalece contigo como la luna o las estrellas. En este caso es ella, también puede ser él, ¿acaso importa la identidad?, es uno de esos amores que siempre permanece contigo. No sé trata de un amor romántico, es un amor dulce, te une algo tan especial que ya no sabes si es la sangre o simplemente esa simbiosis con la que conectáis al instante.

 

No recuerdas la primera vez que ocurrió, porque es imposible recordarlo, eras tan pequeña, pero sabes que estarás unida a ella toda la vida y ella a ti, no importa el lugar ni el tiempo, porque se trata de un amor incondicional, simplemente es ella.

Stop. Ahora retrocedemos en el tiempo, sin saber cómo ni porque, todo cambia, todo empieza a ser como un túnel negro donde las malas noticias se unen y las buenas se disipan en el tiempo. Llega un día en el que tú vida cambia para siempre, sales a la calle y lo ves todo diferente, observas a tu alrededor y te detienes a pensar en todo lo que antes ni siquiera observabas, empiezas a sentir el valor de la vida, que los minutos son horas y las horas son segundos. ¿Qué ocurre?

 

El tiempo no deja de transcurrir, entre idas y venidas, entre buenas y malas noticias, todo vuelve a su lugar de origen, con cambios, ¿pero existe acaso una vida sin cambios? Cuando estas a punto de perder un diamante, te das cuenta de que jamás habrá otro igual, sin embargo, en este caso, siempre supe que tenía el diamante más especial del mundo que por causas de la vida podría haberse ido, pero hoy está aquí. Me siento tan afortunada que eso sí es auténtica felicidad. Como decía un grande de la música: “Cuando tenía cinco años mi madre siempre me decía que la felicidad es la clave para la vida. Cuando fui a la escuela, me preguntaron qué quería ser cuando fuese grande, escribí feliz. Me dijeron que yo no entendía la pregunta. Les dije que no entendían la vida.” John Lennon.

 

A todas aquellas personas que sienten que en algún momento han estado a punto de perder algo que jamás podrá ser reemplazado, para aquellos que en algún momento han sentido que podrían desaparecer sin dejar rastro de un momento a otro, a los que sienten que la vida les ha hecho ser lo que son, a todas aquellas personas que valoran el tiempo y sobre todo para los que luchan día a día contra las adversidades que se interponen en nuestro camino. A tus padres, a tus amigos, a tus hermanos, a todo aquel que signifique algo tan importante en tu vida, y en este caso, en especial a ti mamá, gracias por ser como eres.

 

Con amor, de una hija a su madre.

Autora: Lara Castro.

Escribir comentario

Comentarios: 0