¿Imágenes o palabras?

Muchas personas prefieren decir que una imagen vale más que mil palabras, sin embargo, otros consideran que las palabras son la base para explicar cualquier cosa. ¿En que grupo os encontráis vosotros?


Por un lado, las palabras no son más que letras escritas en un trozo de papel o incluso en una pantalla digital, aunque preferentemente no hay nada como la tinta y el papel. A veces, esas palabras pueden narrar cosas ficticias o historias realmente maravillosas y tan reales como la vida misma. Sin embargo, no dejan de ser palabras escritas que para muchos no significan nada relevante, ya que muchas veces se puede tratar de mentiras. Pero, seamos realistas, que hay de esas palabras que engatusan, esas letras de Ludwig van Beethoven diciendo: “Siempre tuya, siempre mío, siempre nuestro”, frases de grandes poetas y escritores que sin duda atraviesan el corazón como rayos en una tarde de tormenta. El amor que puede existir en una palabra es tan profundo como una imagen que no necesita palabras para definirla. ¿Un tanto curioso no? Pero hablemos de las imágenes, aquellas que te dejan sin aliento, que son capturadas en décimas de segundo por una cámara y prevalecen en el recuerdo, o una imagen antigua en blanco y negro que te hace retroceder en el tiempo transportándote así de un modo nostálgico a otro lugar, con tan solo observarla.

Sin embargo, ¿qué palabras puede necesitar un cuadro del mismísimo Vincent van Gogh o Claude Monet? Por no hablar del fotógrafo Kevin Carter, cuyas fotos han dado la vuelta al mundo produciendo una sensación aterradora con tan sólo ver una imagen, ya que todos hemos visto alguna vez la fotografía del niño y el buitre o la niña de Napalm. Una imagen puede estar tan llena de veracidad como de “nada”, es decir, para mucha gente ver un cuadro con un círculo rojo en el centro no le transmite absolutamente nada, y todavía, explicándolo con palabras no es suficiente para terminar de entenderlo. Sin embargo, si observamos una fotografía en la que salen dos personas dándose un beso, podemos comprender de qué se trata, y sin ningún texto al lado, podremos hacernos una idea de lo que ocurre. 

No todo es blanco o negro, existen diferentes tonalidades de colores, por ello, no siempre una imagen vale más que mil palabras, aunque tenemos diferentes ejemplos en el que una imagen vale más que mil palabras, por ejemplo: Una chica sale besándose en la boca con un chico, esta foto la ve la pareja de la chica, y ésta cada noche le dice a su pareja lo mucho que lo quiere, lo enamorado que esta de él, sin embargo, él ve la foto de su chica besándose con otro. ¿Qué ocurre? ¿Que una imagen verifica que todas las palabras que ella decía eran mentira?¿ O quizás será esa su forma de demostrarle que le quiere?. No sé puede generalizar, porque supongo que cada uno de nosotros tendrá una opinión al respecto, en la que se mostrará totalmente de acuerdo o en desacuerdo. Pero eso es lo bueno, que no todos aceptemos las mismas reglas, que aunque todos caminemos el mismo camino sepamos apreciar las diferentes ventajas y desventajas que para el de al lado quizás sean lo contrario a lo que piensas tú, porque donde existe la variedad, existe la diferencia. 

Pero entonces, ¿qué sucede con todo esto, imágenes o palabras? ¿O quizás deberíamos hacer una fusión entre las palabras e imágenes y coger lo mejor de cada una? Quedándonos con estás dos últimas preguntas, esto es una reflexión que sirve para todo. Es decir, a veces no sé trata de escoger entre blanco o negro, o decidir que es lo mejor y lo peor, simplemente se trata de saber fusionar las cosas y de saber apreciar lo bueno que tiene cada una. Porque la vida es como un puzzle que tratamos de completar, por ello, no debemos elegir entre imágenes o palabras, porque tanto una imagen como una palabra puede estar tan llena o vacía de sentimiento como el propio lector u observador.

La radicalidad simplemente nos llevará por el camino de la ignorancia, por ello, yo soy una de esas personas que cree que una imagen vale más que mil palabras, pero no siempre este dicho funciona, por eso creo que unas palabras llenas de sentimiento pueden ser tan bellas como una imagen, ¿y vosotros?


Autora: Lara Castro

Escribir comentario

Comentarios: 0