Ya no hay héroes

Ya no hay héroes

Estamos tan idiotizados que nuestro mundo ha dejado de ser espontáneo. Anoche veía un documental y daba igual lo que mis ojos visionaran, lo que mi mente sólo observaba atónita era la excesiva efusividad de la gente. Las personas sonreían tímidas, gritaban eufóricas, hablaban sin tapujos o bailaban con fervor. Sin embargo, cuando enciendo hoy la tele o salgo a la calle no veo eso. Todo está concertado, los guiones son exacerbadamente monótonos y faltos de humanidad. Levanto la vista en un restaurante, la gente está obnubilada, observando sus Smartphone a ver cuál es el último meme de Rato. El vídeo era demasiado joven para no preocuparme, tan sólo tres décadas nos separaban de aquellos humanos, sí, eso parecían en verdad. Lo que veo en el vaivén del autobús no me recuerda demasiado a ellos. La realidad, es que un móvil es demasiado entretenido como para dejarlo de lado, ¿no?

Un móvil te da acceso a tantísima información, que lo que tendría que ser un invento que nos abriese las puertas al conocimiento en realidad está causando estragos. ¿Recuerdas qué pasó el año pasado? ¿Cuáles fueron las noticias que marcaron e hicieron mella? La respuesta es un rotundo no, por mucha memoria que tengas.

 

Nos bombardean con tanta información que nuestra sociedad pierde el norte. Cada año se celebra una copa de Europa, un balón de oro, cada mes ocurren miles de tragedias, cada día se cometen cientos de injusticias… pero nosotros, atareados en el flujo constante de noticias, no damos abasto. Lo aplaudimos hoy, pero mañana ya lo hemos olvidado.

 

¿Que fue del ébola? y ¿del avión accidentado en Francia? Ya no hay memoria, no quedan héroes ni sangre en las venas. Como meros muñecos seguimos los cánones pactados hace años, nos conformamos con el mundo que crearon para nosotros. ¿Qué iconos tenemos hoy en día? Personas notorias que han hecho algo verdaderamente loable. De las que marcan una generación y mueven el mundo. Si echo la vista atrás me encuentro con mi juventud, las Spice Girls, los Backstreet Boys… Si miro el presente la visión no es demasiado halagüeña, un as del fútbol que no habla, solo cobra millones, regatea y esquiva impuestos. ¿Qué hito musical, deportivo, o político tenemos en nuestra era?, ¿a quién podemos admirar en nuestro país? Alguien que se corte los hilos, deje de bailar a manos de un titiritero y decida despertar. Gritar, enarbolar una bandera y defender una causa. Y nosotros, pupilos y achacados, sonriamos ante la valentía de quien nos haga despertar de este cruel sueño en el que la comunicación y la osadía están muriendo.

 

Y es que el mundo ya no suda, no importa lo que pase, no hay nadie que alce la voz, ya no hay líderes carismáticos. Ya no nacen o están ahí, pero sumidos en una elipsis informática de uniformidad y egocentrismo. Aquí ya no queda nada, ya no hay Malcolms X, John Lennons, Muhammads Alis... ¿que quienes fueron? Da igual, lo que importa es el presente y lo que mañana ya no recordaremos.

 

 

Autora: Alba Mateo Mosquera

Escribir comentario

Comentarios: 0