Rol de sexos

Rol de sexos: Clichés. Hombres y mujeres.

¿Es cierto que las mujeres no entienden los mapas, o tal vez tienen otra visión del espacio?

Rol de sexos: Mapas

La controversia está servida, el eterno combate entre hombres y mujeres vuelve a levantar su vuelo con el libro “Women meet men”. La publicista Yang Liu ha sabido captar todos los clichés que envuelven a ambos sexos en unos divertidos pictogramas.

Una visión diferente y renovada es lo que nos encontramos en sus páginas, cargadas de ironía y con grandes pinceladas de ingenio. La idea es sencilla, poner en evidencia lo ridículo que resultan los roles que día a día establecemos a cada persona en función de su género.

Rol de sexos - Jefe / Secretaria

Mediante el humor y la caricaturización, la autora, esboza sobre el papel nuestra mentalidad colectiva.

A través de unos simples dibujos, observamos la vida cotidiana desde otra perspectiva, meros monigotes con falda o pantalón desbaratan por completo las connotaciones que en la realidad tienen atribuido. Consigue llevar al esperpento los roles atribuidos, haciendo que nos resulten del todo estúpidos.

Rol de sexos: Pervertido / Atrevida

Este pequeño libro retrata a la perfección los prejuicios que todavía siegan nuestra sociedad, la palabra incisiva bajo el pictograma, no hace más que sonrojar al lector por lo acertada que es. Revela de antemano lo primero que te viene a la mente al ver el dibujo, y eso, seamos sinceros, no debería de ser tan predecible. Y es que ya en nuestra más tierna infancia nos cargamos de complejos, y vamos endosando el bulto a nuestras generaciones venideras.

Rol de sexos: Un tipo moderno / Maruja

Cuando trabajaba como dependienta en una juguetería pasaba horas escuchando la misma cantinela: quiero un cuento de niña; no, el papel de color azul, ¡por dios, no ve que es un Robot!

Un día vino una clienta que me preguntó por un juguete “predestinado” a los varones. Me pidió un coche teledirigido y luego recalcó, de niña. Para mí la respuesta era llana, pero no le contentó en absoluto que simplemente le llevase a la sección prefijada. Quizás hubiese preferido que le pintase de color rosa cualquiera de los que tenía en la estantería y lo adornase con un lacito.

Por desgracia esta no es la excepción que se lleva la palma, todo el mundo lo hace. Marcados a fuego en nuestro interior, repetimos los clichés sin entender siquiera por qué lo hacemos. Sabemos que no tienen ninguna validez, no son sensatos y resultan inaceptables en los tiempos que corren. Por desgracia olvidamos que tan solo son eso, cánones que se han ido forjando y de los que resulta demasiado espinoso desembarazarse.

 

Autora: Alba Mateo Mosquera, redactora de El Blog de Ángel.